Reflexión en audio – Domingo 7 de junio 2020

La Santísima Trinidad

ESCUCHAMOS EL AUDIO:

ESCUCHAMOS LA PALABRA:

Evangelio según San Juan 3, 16-18

Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna.
Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.»

El que cree en él, no es condenado; el que no cree, ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.

Corazón fiel de María Sé nuestra compañía
Padre Claret y mártires claretianos rueguen por nosotros